Los días 3 y 4 de Octubre pudimos celebrar la Primera Comunión de los niños y niñas que durante estos dos últimos años se han preparado para recibir a Jesús. Aunque no pudimos celebrarla en el mes de Mayo, debido al estado de confinamiento, el Señor ha estado grande con nosotros y por fin ha llegado el día del tan esperado encuentro con Jesús en la mesa del altar. Algunos compañeros ya la habían celebrado en sus parroquias durante el verano y otros la harán el próximo año. Desde aquí nuestra felicitación a todos ellos, que son los grandes protagonistas de ese encuentro con el Señor, y a sus familias por compartir con nosotros ese día tan maravilloso para ellos.